HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Si tuviéramos cocina de leña, no tendríamos estos problemas, ni dependeríamos de los mercenarios del gas y sus venenos sobre la tierra. Mi familia jodió la chimena de la cocina de carbón, aunque la cocina todavía está.
Por alguna razón que no comprendo, la caldera sube la temperatura y luego la va bajando hasta que se apaga. Se ha congelado en algún sitio las zonas del agua caliente. Y dentro de la casa hace un frío de la ostia, sale vapor de mi boca, y el café tarda en enfriarse 3 minutos. Aunque lo mejor es que me olvide.. y me ponga dos pares de calcetines y dos pantalones.  Imaginarme que estoy en alguna cabaña, perdida en un temporal y agradecer el café caliente, el vaso de vino y el plato de patatas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario