HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Siento que quiero acceder a un lugar de los estados alterados de conciencia, del éxtasis de la sinestesia y del éter.. cuando no existía ni el tiempo ni el espacio, y los sueños se mezclaban con la pulverización de los astros y el infinito. Cuando viví esa rara odisea, donde veía ciudades en llamas y muertos, donde tenía peligrosos enemigos y atravesaba desiertos, y algo extrasensorial me echaba sangre y esperma y cadáveres encima.. y un motivo de ayahuaska protegiéndome y un arrojo a la lucha, al avanzar. Pero entonces, tenía una abrasiva fe, un amor mágico. Y ahora sólo creo en lo que me conmueve, en lo que puedo ver, tengo una zona de mí, radicalmente atea. Pero aquella que fui, durante esos años, también tiene sus motivos, su memoria. Siento que quiere adherirse a la mía. Siento que debo recordar. Tal vez tengo miedo a aquella otra realidad. O tal vez la siento falsa y quimérica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario