HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Son tiempos jodidos.
De máscaras sin obra. Teatros sin humo verde, sin butacas, sin quién ni el beso en medio de la nada, para verte marchar.
Son las ganas de que todo salga volando por los aires y me encuentre esqueleto sobre la nube, con los votos del agujero negro abrazando palomas... destruyendo paises entre viejas hojas que acacrónicas acuden a tu entierro desgarradas de haberte querido cuando no estaba la tierra.
 Todo se pone despoblado de muñecos incendiados en tus venas quemadas, mezclando los negrillos con la muerte, cuando esa guitarra se hunde en el petricor y enmaraña un suicidio de paseantes muy lejos de casa.
No quiero hablar con nadie. Me pesan cientos de constelaciones mis ojos sacando basura de Babilonia y quedándome con ella encima de la nieve, cuando todo ha huido.
Me cuesta hasta dar explicaciones de porqué... me marcho.. donde sólo los chopos atraviesen los grilletes y muy lejos el paso del suelo, no quedará para nadie la sombra que privatizar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario