HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

soñaba algo de un huerto... creo que plantaba árboles... me despierto en un lugar extraño, preocupada porque el perro ha vomitado.. y también lo hizo ayer... tal vez sea algo normal en el crecimiento del cachorro, pero temo que haya tragado alguna porquería o se le haya clavado algo en el estómago, aunque él juega y está contento.. pero si se vuelve a repetir tendré que llevarlo al veterinario..  
hoy todo es silencioso.. me despierto rodeada por la desesperanza, un hueco donde se destruyen las historias... una negación de mí misma, un tormento esdrújulo e irracional que a veces me golpea con la intensidad de cien siglos.. y me acuerdo de K. y extraño lo distinta que yo era cuando lo amaba, tenía mucha vehemencia ante la vida... ante el cruzar infiernos bailando... y era como si estuviera conectada con hechizos, con mi camino espiritual, el amor transforma, el amor da esa vuelta de campana mágica donde vuela la belleza y la vida se preña de cada paso y como un torrente conquista la libertad y el humus en la ácrata y profana nutrición del éter... ayer pensaba que aquella historia estaba en paz, todo el amor y felicidad, y todo el dolor y desgarro, la había compensado en un neutral destello.. de la nada.. de la tierra seca y un surco de garzas violentas y migrantes,

No hay comentarios:

Publicar un comentario