HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Soñaba alguien caminando, una forma de caminar, el enfoque del sueño era como si la "cámara" estuviera flotando alrededor del que camina, tal vez era yo que me miraba los pies, tal vez era yo la que caminaba. Soñé  con una amiga y con su madre también, pero no recuerdo mucho más. Kavka me despertó, alegre. No hay nieve. Está lloviznando. Ayer oí un ruido en la casa, cuando estaba medio dormida, como si se hubiera caido algo, un golpe, me inquietó dos segundos, luego seguí durmiendo muy tranquila. Aquí siempre hay ruidos en la noche. En la otra casa en la que viví de niña, también había ruidos. Recuerdo una vez que estaba durmiendo con una amiga, tendríamos 7 años... y yo la metía miedo de broma, sobre fantasmas y cosas así. Era la madrugada. Y de pronto se empezaron a oir unos pasos bajar la escalera... y yo también me asusté, y cuando esos pasos dejaron de sonar, hubo un golpe en la puerta. Pero era mi gata, la gata sabía abrir la puerta porque saltaba sobre la manilla para hacerlo. Mi amiga se cubrió con las mantas. Y yo me empecé a reir y a decirla que si hubiera algún peligro nada iba a conseguir tapándose los ojos. Pero no supimos de dónde venían esos pasos.  El otro día recordé a esa gata y le dije a X. que esa gata se volvió loca por culpa de la familia, que ella sentía nuestras almas y toda esa enfermedad y guerra y por eso mató a sus cachorros y les comió la cabeza. Y él dijo "no me cuentes esas cosas que luego no puedo dormir".

No hay comentarios:

Publicar un comentario