HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

soñaba... un camino entre sendas de cabra... venian dos personas detrás, pero tiré por otro sitio, había inmensas montañas y algo muy bello, luego estaba la mar, entrando por las montañas y me bañé, y desde el agua hacia una grabación... y había nieve en una de las cumbres...
luego aparecí en un pueblo y estaba una amiga de mi pasado.. le hablé del lugar al que fui, de esa playa, de la inmensa belleza y le dije que sería del todo perfecto si en una de las montañas no apareciera la silueta del pueblo.. y me dijo que sí que era muy bonito y que el problema es que para llegar allí hay que pasar por un sitio donde vive no sé qué nombre me dijo de hombre, tal vez Amaro o Corme, y que todo lo que vea que llevas te lo tira a la basura porque cree que es una amenaza para él, y me contó de otro inconveniente que no recuerdo... luego volví a ese sitio con otra persona, creo que era mi madre..., pero ya no llegué.. aparecí en un extraño lugar de casetas de madera con gente perturbada dentro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario