HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tal vez me siento la multiplicación de la espada de madera de la fealdad y el desarraigo. Tal vez algo, en el incendio de mi fragilidad, sabe que vendrá el adiós vertical de todos los demás. Y me protejo, no deseando nunca que esto sea de otra manera. Por eso actuo con la indiferencia de las zarzas. Por eso dejo medio cuerpo en el barco que se marcha. Algo en mí, se sabe la antagonia de lo amado y de lo humano. Algo se enluta de la alegría de los cuervos cuando se caen a pedazos los edificios. 
Tal vez porque sufrí el mal de los otros en mi niñez. Porque yo nunca supe con esa clase de gente con la que me crié, llevar el mismo sol atado de los cuernos. Y mi camino me llevó a la soledad como único camino hacia mi vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario