HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo esa sensación de querer irme. Y no sé qué hueco del pentagrama podría sostenerme en los abrazos de carcoma que tu noche ha suicidado sobre exequías mercenarias del fuera de campo torturado entre nuestros cuerpos.
Son vueltas sobre el vacío... sujetando la pérdida, en la pala de partir el hielo, estercolándola donde vuelve cautiva tu muerte a abrir mis párpados cuando ya no quiero ver nada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario