HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Tengo que unir mi conciencia. En mis viajes hachís-artaud, en un estado más profundo de conciencia, en un estado tal vez alterado, donde no existía el tiempo ni el espacio... elegí vivirlo todo, en el segmento del cubismo, y cuando llegaba al orgasmo visionario, perpetraba que eso debería ocurrir luego en el exterior,  para que esa conciencia, se hiciera un acto y un fruto... en aquellos viajes, yo tendría 18 años... tardé unos 10 años, en cumplirlos y en volver a comprenderlos desde algún lugar donde existieran las palabras.... Lo que creo es que todavía hay zonas en mí que no saben comunicarse entre ellas, me viven aisladas... y el problema es la memoria de cada una de ellas y su forma de activarse en mi percepción. Además de los lugares sociales donde yo uso el teatro y el teatro también me manipula y me evade, porque lo padezco como mi carne.
Necesito el silencio. Necesito estar y ser, en cada segundo de mi vida. Aunque no tengo mucha fe, en poder ser entera en la otredad. Tal vez han vuelto los sentimientos de desrrealización. Tal vez es el exterior el que los provoca y yo los tomo como ataque y defensa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario