HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Trato de despertar. Ayer no fue un buen día para la escritura. Yo me sentía lejana. Hoy la necesito. Hay días que salgo expulsada del escribir, y son días de tormento y destrucción, de desesperanza y gritos. Son días de mierda. Me pasa a veces, en el tránsito de mi soledad en las montañas, a éste tierra de fantasmas.
Ayer vi una película... porque estaba muy ansiosa de no querer escribir y era de esas entre amor y tragedia, creo que se llamaba "una luz en el océano". Y me dio la sensiblería. Me acordé de K. Luego salí con el perro, como una vagabunda, sintiendo una acuchillada belleza en mi pecho.  Yo no debo ver ese tipo de cosas, porque me conectan con un mundo destruido. Me da la nostalgia y mi corazón se queda sin coartadas, se me mete una lágrima por la tumba cubierta de hojas y maleza y se desvelan mis cadáveres y ya nadie descansa en mis fangos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario