HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Van despoblándose tus caminos viejos... en el zarpazo de la lluvia sobre los barcos que avanzan orillas imposibles en tu vaso de vino. 
Yo salto y desfloro, el gérmen de los molinos, en la necesidad de las urracas desvirtuando tu soliloquio de mis gritos.
Anoche tuve otra vez visiones, las puedo provocar fácilmente, cuando apago la luz y cierro los ojos, veo esas manchas luminosas venir desde lo lejos y acercarse,  y van haciendo formas... se paran un segundo frente a mí y luego desaparecen, siguen moviéndose hasta que salen del campo de visión. Y vuelve a aparecer otra. Si me concentro bien, puedo ser dueña de su movimiento. Aunque sus formas no las elijo conscientemente. Ellas me  sorprenden. Parecen nacidas de un lugar muy lejano. Ayer vi cosas algo macabras..  personas que a la mitad eran hueso, cráneos, también vi una bruja... pero la que más me perturbó fue la del rostro de un hombre de unos 30 años, era negro, estaba inclinado... como si estuviera tirado en una cama o en el suelo, y no era una forma lúminica, era un rostro real, muy  humano, cerraba lentamente los ojos porque se estaba muriendo... y cuando los acabó de cerrar desapareció.

No hay comentarios:

Publicar un comentario