HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vengo ahora del río. Hoy al despertar escribí en el cuaderno porque se había ido internet. Estoy ansiosa por el poema. Hace varios días que escribo más bien diarios. La sugestión del cotidiano. Son épocas. A veces tiene que arquitectarse una especie de latido, al principio es del todo prescindible, absurdo y vago.. pero deslizante. Luego deja ya de ser importante, se mata contra la palabra, y la palabra baja a otro fondo, donde está el poema. 
También me afecta no estar sola en el pueblo. Me distrae. Me derrama.
Hy soñé con perros, todo el tiempo. Había un perro de caza, blanco. Yo seguía a ese perro, era como el horizonte. Pero yo iba con otros perros. El perro blanco, abría los caminos. Y había cientos de escenas, mucho movimiento y semántica. Algo que se me hace muy díficil de escribir. 
Hooy hacía un calor de la ostia. Tuve que colgar la cazadora del brazo. Se han ido las heladas. Espero que venga la nieve. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario