HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vengo del monte.... algo muy bello cuando anocheció, la luz de la nieve en el valle, la sensación de caminar sobre fuego, con la protección del perro. Además llovia... y el viento golpeaba en nuestras caras... las farolas a lo lejos... Ese púrpura que aún se extendía desde el ocaso. Fui feliz allí... pensando en términos sin palabras... me sentí en medio de la nada, reposando un soplo de vida.. con un ansia de caminar rápido, hacia ningún sitio, como si avanzara en el espíritu, el dolor del desierto y me pusiera a salvo al mantenerme en movimiento. Además la belleza de pisar hierba, nieve y tierra, es mucho más dulce que pisar el jodido asfalto que ha invadido tanto a la vida. Allí me daba igual la escritura y la historia. Allí todo era el crepúsculo de una hoguera que se marchaba.
Y jugar con Kavka. Correr. Ha crecido mucho. Ya debe pesar 15 kilos. Cuando llegó pesaba 4 o 5.

No hay comentarios:

Publicar un comentario