HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vengo del río con el perro. He estado 2 horas por ahí y por la mañana 3. Empiezo a ser feliz en la intemperie, es otra forma de introspección, de escritura sin diccionarios, de vivir el presente sin la dialéctica de la literatura, de hablar con la nada y con el horizonte, sin sufrir las emboscadas de la metafísica ni del yo. Es otra manera de disfrutar de la soledad, de vincularse con la parte creativa del silencio. 
Ahora todo es desposeido, el poema, el pronombre, las ganas de partir, de calarse de mar o de tierra. Las desganas de recordarte, de haberte asimilado en mis ruinas o haberme desprendido de ti, en ese tren de la primera hora de la tarde, cuando sopla el este su mordedura de inquietud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario