HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vivo sobre un boquete de algas y de lumbre.
Con un amor escarpado. Un tira y afloja de la inexistencia. Y el trastero del teatro.
Con una suicidada estatua levitante llorando encima de mi cuarzo.
Un sueño clandestino, buscando a la loba madre.
El reloj de agua del trigal. Y un canto de borrachos en la luna llena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario