HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a buscar una casa, con un prado.... en algún pueblo perdido pero en la costa, que no haya turismo, alquilarla para todo el año. Y largarme de aquí.  Con el dinero que tengo al mes, podré pagar el alquiler y los gastos de la casa, a lo otro me ayudará mi hermano o algún tejemaneje  Al cerrar la casa de Villamanín, me ahorraré ese dinero y podré usarlo, en la otra. Poner un huerto. Dedicarme a hacer collares de conchas y a vender esculturas de basura, poesía, barro y ceniza. Aquí no hago absolutamente nada. Odio el hormigón. Odio los escaparates, la frialdad e irrevocable distancia que me provoca la ciudadanía. Me siento expulsada y rota de ese mundo, extranjera y enervantemente marginal y sola. 
Tal vez pueda alquilar un prado urbanizable y poner una caravana, o a una caseta, o lo que sea. No será tan dificil.
Llevo tres o cuatro años, viviendo en un anacoluto esperando a un unicornio. Y no vendrá. Tengo que ir yo a buscarlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario