HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Voy a ir dentro de un rato, a un lugar donde se juntan dos ríos.. y hay choperas... hay naturaleza, aunque desarraigada, herida de la cercanía de la urbe, donde no hay mucha vida animal, cuervos y urracas y ratas. Naturaleza mordisqueada por la muerte que provocan las ciudades. Mi interés es largarme, tal vez a Galicia o Asturias. Escribir y morirme al lado del mar o dentro de él. 
Todo esto que me rodea ahora, está ya muy viejo y cansado. Aquí no tengo nada qué hacer.  Hay la aprensión de un hoyo, de un desencanto soliviantado por dinamita y huida. Hay una soledad que hiere porque hay hormigón y la frialdad de la humanidad, el recuerdo constante de que el planeta está en manos de los verdugos. Esto no pasa, cuando se vive en lugares apartados y la salvia y la vida,  centellea el espíritu de los animales liberados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario