HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Vuelvo a estar feliz, porque sí, porque todo es absurdo. He escuchado esa de "terciopelo negro". Que no sé qué de esa música más que la letra antes me hacía bailar y llevaba meses sin hacerlo.. la solía quitar, me chirriaba. Pero hoy cogí las patas al perro y bailamos. Y cuando yo cantaba él metía ladridos. El único miedo al que nos debemos arrojar como pájaros de viento y de silos y cangrejos y lobos, es a la muerte. Cuando se deja de temer la muerte, nos hacemos mar, nos hacemos imbatibles porque somos a la mitad el canto de la muerte y sus huesos y sus ojos incomprendidos y su soledad eterna cuidando las flores y las caracolas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario