HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ya no tengo ni idea de quién soy. Creo que tendría otra vez que atravesar la locura, para encontrar mi casa y mi guitarra.
Acá en el mundo de los cuerdos no hay nada. Si tiras del primer pellejo y desmenuzas la quimera que sostiene las doctrinas, sólo hay ceniza y hambre, pozos insaciables de la huella de sangre sobre el camino-muro.... todo entuerto, sin el enderezador de entuertos y enmendador de agravios.
Acá, en la cordura, sólo hay cables de alta tensión, y pastillas que mercalizan la memoria y el olvido y pagan el veneno.. y tuberías de gas, que cuestan los muertos bajo las bombas, contaminan la tierra, destruyen la vida y dan un calor que jamás quitará el frío. 
Lo peor de todo es que sé que el único camino vive en la salvajidad de los locos, y ya no me siento capaz de cabalgar sobre aquellos caballos de madera y llegar al valle oceánico donde vive mi amor. Lo peor de todo es que ya no estoy loca. La nada me ha convencido oscuramente del aullido de lo que no es.

No hay comentarios:

Publicar un comentario