HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora me iré al río... creo que tiraré al sur.  Ya no me importa quién soy respecto a las cuestiones definibles ni culturales. Desde que era niña tenía una hipersensibilidad sobre los destellos abstractos e invisibles. Mi camino interior, mi soliloquio, me llevó brujerilmente a mi rareza. Desde que era niña, mi lucha interior, me forzó a flotar ciega y acorralada sobre ese algo que nacía en mi éter. Yo siempre miré el mundo a través de su paganería y su prisma esdrújulo. Cuando no comprendía una norma ética y social o una certeza cultural o los rollos que nos contaban en la escuela.. en mi prisma, no la cumplía.. ni le prestaba atención.  Yo siempre me guié por esos gnomos de mi locura. Nunca crecí. Nunca me adapté al mundo social, ni laboral, ni ético, del país ni de ningún grupo.  Fui jodidamente vulnerable pero también evanescente de ese raro latido de mi interior. Cuando leí a Hesse con 14 años, fue para mí un embriagante descubrimiento, porque por fin, aquello que me pasaba tomó un sentido más total... y una salida, la posibilidad de ser feliz.. y me reconcilié con mi alma. Yo era una niña atormentada. Yo era niña triste. Aunque era feliz con los perros y el monte. Era infeliz con personas. Sufría muchas guerras existenciales... creo que desde que empecé a ir a la escuela.  Mi parte bondadosa se quedó en un fuera de campo. Yo me sentía a mí misma a la mitad un monstruo. Por eso la bifurcación de las identidades está en mí desde que tengo recuerdos. 
Siempre he sentido mi alma de la misma manera, igual a cuando tenía 5 años. Esa información-lectura-escritura de mis invisibilidades siempre me llegó como una pintura despellejada en el jugo gástrico del océano. Y ahora sé que lo que tengo que hacer es entregarle más atención y conciencia, liberarla y radicalizarla. Durante mi adolescencia y todos esos años jodidos en los que me enfrentaba al mundo.. ese alma, me era un chivo expiatorio y una maldición, era la que guiaba mi camino, pero hacía dentro de mí guerras caníbales.. Ahora sé que el alma es siempre un inconveniente en ésta mierda de sociedad. Pero como ahora estoy muy lejos de la sociedad. he de abrirla en canal hasta el fuego.

No hay comentarios:

Publicar un comentario