HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ahora.. el silencio... que emana de objetos caidos, evaporados donde se abren los párpados y succiona la luz el beso de la carne entre los pozos. Se oyen algunos pájaros.  Quiero ir un día de estos a un pinar en el que en mi pasado tuve experiencias raras. Hoy desde el monte lo miraba a lo lejos y sentí una profunda atracción. Vuelvo a amar éste pueblo. Sus montañas, sus ríos. Aunque no me gusta acercarme a ninguna persona aquí. Pero yo voy a lo mío. Ya no siento violencia hacias las personas, siento indiferencia... un poco tirando hacia la sombra, en lugar de la indiferencia amorosa. Ahora estoy un poco cansada de las palabras... voy a poner una música concreta y a tocar un poco.

No hay comentarios:

Publicar un comentario