HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Antes me emocioné mucho por ese latido.... y sentí cuántos años perdidos en el suburbio del verbo, despellejándose por una tierra en la que no podremos quedarnos hasta que amanezca. Estuve a punto de llamar a una amiga, con la que me enfadé hace unos meses... por una historia compleja y de la flor de piel de la víscera y el aullido. Estuve a punto de hablarla con paz de indios..y concordia... por haber comprendido aquellas antagonias del espíritu desde otra conciencia que urdía lo colectivo. Pero no lo hice. No quiero del todo acortar la distancia. Todavía es tiempo de alejarme y de volver a abrir mis cajas de cartón y de música, a solas, debajo de la luna. Todavía no es tiempo del amor. Tengo que estar miles de kilómetros más sola en la lágrima y risa del manzano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario