HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer en el ensueño.. también pensaba que yo tengo vacío el corazón.. o algo en mí. Tengo un vacío hechizante. En mis viajes hacia la nada, algo de la nada se quedó en mí. He viajado e insistido muchas búsquedas, a través del no-ser. Recuerdo cuando el Thor, una noche bruja, donde empezó todo, allá por marzo o abril del 2004,  cuando sentí esa euforia negra y volcánica, de homicidios y avalanchas hachís en mi metafísica, él estaba como siempre sentado en mis pies, y cuando se me metió esa gota de fuego, el perro huyó de mí, se asustó de mí, salió zapateando. Fui a buscarlo y no quería venir.  A partir de ese día.. y también con las lecturas de Artaud.. hice esos viajes a la nada. Tal vez fue entonces cuando un alma se me perdió. No lo sé.  Sé que hay algo que tengo que volver a traer dentro. Seguir los caminos con corazón. Y protegerme de ese animal peligroso que a veces he sido. O tal vez comprenderlo. Pero ha de ser con la sincronía de otras de mis criaturas. En mis viajes descontrolados a la nada y al humus.... yo radicalizaba, criaturas, sin tener en cuenta las otras. Por eso estuve tan jodidamente perturbada. Porque destruía mis sentimientos humanos. Mi historia. Mi alma. Vivía con los bestiarios. Y necesito a todas las criaturas a la vez. A todos los latidos. Desde mi yo-niña... al yo, que ama a mis seres queridos, a la vida, a la música y a los animales.. a ciertas personas y vibraciones, a la anarquía, a la nieve. Al bien. En mis otros viajes... yo destruía muchas cosas... y eso me volvía descontrolada y peligrosa nitroglicerina. Ahora será distinto. Porque aquello ya fue. Era necesario que fuera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario