HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer por la noche.. recordé una cosa rara.. que me pasó en el camino de santiago, cuando dormí en Manjarin, un lugar mágico de locos y buscadores, alquimistas y trasnochados y buceadores de lo desconocido.  Yo había llegado allí, no sé, a principio de la tarde. Sentí algo muy vibrante con las personas de allí, con mi alma, con mis latidos de lo extraño.  Sentí mucho amor y a la vez tensión, hacia ellos... por un lado yo desconfiaba de todos ellos y por otro lado los amaba intensamente..... Un respeto sagrado a su forma de vivir, tan hippie.. y brujeril.  Yo esa tarde me fui a pasear por aquellos montes.. y me encontré con un pareja que me pasó el porro de marihuana. Y todo fue raro y hermoso y desconocido ese día.  Por la noche... el albergue era una especie de cabaña... que tenía un inmenso colchón cubriendo todo el suelo y allí dormíamos todos. Había un par de ingleses, no sé debíamos ser 5. Yo antes de dormir.. entré en un trance raro y empecé a mandar energía.. para que ocurriera una historia. Y unas horas después, yo sentí una poderosa presencia a mi lado... algo que yo sentí medio maligna... como si quiera poseerme.... Y abrí los ojos y me volteé de un salto. Y vi una criatura rarísima.. con unos ojos de fuego... y me quedé hipnotizada del espanto mirando esos ojos... era un ser verde.. pero cambiaba de color... y en su anti-rostro, por un instante, vi a dos personas que había conocido en el camino y que los dos eran tan raros como yo..  yo me acojoné.. y me di la vuelta, le di la espalda, y me dije "esto es un sueño, es sólo un sueño, yo estoy dormida, estoy dormida" Seguí sintiendo esa energía allí.. durante un rato hasta que me dormí. Por la mañana... estaba a flor de piel... pensando qué coño era eso... y me emparanoié con los dos hombres que aparecieron en su rostro, uno era de Manjarin y el otro era un tiritero.. con el que hice mucha parte del camino y a veces pedía junto a él en las calles mientras él tocaba la guitarra.  Recuerdo que esa mañana, vino uno de esos ingleses a buscarme y me dijo que lo siguiera. Nos sentamos en la hierba y vi el amanecer más hermoso que nunca había visto.  Luego estuve hablando mucho rato con una hospedera de allí que era muy hermosa y buena vibra.. me llevó a que acariciara a su caballo y le di azúcar en mi mano y me habló de cosas mágicas y medio imposibles...Y hablamos hasta muy tarde, tal vez hasta la una. Pero yo no quise contarle nada de lo que había visto por la noche... Y en fin. un viaje raro luego.. y en Ponferrada me encontré con el titiritero,  y me contó algo rarísimo... me dijo que desde manjarín a molinaseca, se perdió....  y que encontró algo muy raro.. una caseta en medio de ninguna parte...  y que había gatos allí... y trozos de carne y sangre... me dijo que tal vez deberíamos avisar a la policía porque él no quería tener ningún trato con la policía. Dijo que algo allí, había una energía que le hizo perder la senda y que por un instante pensó que iba a morir. 
En ese camino de santiago me pasaron cosas muy raras. Mi amigo el titiritero... una vez estaba con un tipo medio sombrío en Ponferrada, paramos allí varios días..... yo fui a hablar con ellos. Y cuando el tipo se fue, me dijo que tuviera cuidado con ese hombre... que no es buena gente... me dijo que en ponferrada hay mucha droga y hablamos un largo rato.. yo sentía mucha fascinación por él... Unos kilómetros después, ese tipo... empezó a hacer el camino de santiago.. y venía detrás de mí, decía que quería hacerlo a mi lado, yo le dije que no, que yo venía a mi rollo... y durante un instante tuve miedo a que me hiciera algo, y cogí el palo.. con la intención de a la mínima partirselo en su cabeza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario