HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ayer tocando el djembe.. sentí que las vibraciones golpeaban mi corazón y mis venas... fue algo extraño, al principio un poco perturbante, después fue mágico. Éste tambor tiene un sonido mucho más fuerte y vibrante y grave que el otro que tengo. Ahora quiero, en un tiento, ponerme a tocar.... He llamado a un amigo... y algo muy hermoso... ahora estamos lejos en el espacio..  pero alguna vez estuvimos muy cerca de corazón y manos de barro y bailes desnudos entre las hogueras. Creo que yo había reprimido muchos sentimientos.. A veces soy como las rocas. Y además estuve muy descarrilada, neurótica del poema de absenta y noctambularios, con una herida en el corazón y actué como animal y como sombra. Y hoy al volver a vibrar mi amor hacia él, sentí que se liberaba también en la naturaleza un latido y una estrella.

No hay comentarios:

Publicar un comentario