HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Como no he encontrado qué tipo de animal hizo esas deposiciones en el agujero del árbol, he buscado biólogos por internet y  he mandado varios email con una descripción muy detallada de las heces que yo vi, para ver si alguno tiene la respuesta.
Esto me recordó a una historia muy graciosa que contaba mi viejo, mi madre estaba también obsesionada con la mierda como los padres de Leolo. Y además era una hipocondriaca que nos llevaba a cientos de médicos a la mínima. Y una vez metió la cagada de mi hermano en un taper con la intención de llevársela al pediatra y ponérsela en la mesa.. para que viera él qué había allí. Mi padre la convenció para que no lo hiciera. Pero bromeaba de la cara que pondría el médico cuando mi madre sacara el taper.

No hay comentarios:

Publicar un comentario