HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Creo que estoy en un lugar... en el que están todos los lugares en los que había estado con mi corazón y con mi infierno. 
Vuelvo a estar completamente sola... y a la vez ebriamente acompañada de la música y de las estrellas.
Ahora sí que ha desparecido K. La tumba que me unía a él, ha sido profanada por los sueños del éter y en lugar de un muerto, dentro hay pétalos de río y de noche que me amamanta sobre el viento.
Hoy al salir, había un anciano en un banco.. cubierto por una galería... protegiéndose de la lluvia.  Me pidió que me sentara a su lado. Yo le hablé de las ventajas de ser viejo y de que ya nada lo agarraba ni lo sometía. Me dijo "me agarra éste cuerpo escacharrado". Yo le dije que ese es el mismo cuerpo que le daría alas. Hablamos un poco de perros.. Y Kavka puso sus patas en mis rodillas.. y me lamía y me mordía la mano. El hombre empezó a sangrar por la nariz. A mí eso me causó un escalofrío... porque ya es la segunda persona que empieza a sangrar en mi presencia y yo el otro día también sangré. Le cuidé un poco mientras sangraba. Y le dije que es muy bueno sangrar por la nariz, que los niños siempre sangran por la nariz... Luego me dijo que tengo un acento que no es de aquí. Y al final me dijo "vete si quieres que yo no me voy a morir de ésta".

No hay comentarios:

Publicar un comentario