HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Debo controlar las visiones. Y no ser demasiado vehemente. No tomármelas demasiado en serio. Y no obsesionarme. Seguir haciendo mi vida e interiorizarla con las nuevas vibraciones. Volver a hacer poesía... a tomarme la vida como un juego, sino se puede bailar ¿de qué sirve?. Seguir siendo nihilista y profana. Seguir abriendo el vino.. y empapando muérdago cuando el camino se cierra entre tus piernas. No ser estúpidamente sensiblera con lo que es del fuego y ríe sobre sus cuernos y sus llamaradas de luna llena y mar. No ser aprensiva. No ser orgullosa. No ser nadie.  Tal vez al secreto del espanto y el abismo... sólo se llega riendo, si vas rezando, si vas con el espanto haciéndote llagas en la espalda, sólo recibirás una limosna. Hay que ir como el lobo y como el payaso, como el trilero, como la opiácea guitarra.. como los niños, como los versos tachados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario