HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Debo traer el recuerdo y la reflexión y el escalofrío, a los estados flacos de la conciencia. Pero debo salir y entrar.. manteniendo el latido. Todas esas capas de la conciencia son necesarias, cada una de ellas tiene una atención y un desarrollo de los sentidos, un don, aunque también tiene la zona de su sombra que lleva a lo vetusto y árido.
En mi pasado.. durante un tiempo.. me entregué a las del umbral y la nitroglicerina con un ansia de lobos. Pero destruí con su fuego algunas de las otras. Eso me llevó a la locura y a los muertosvivientes. Eso me llevó a actuar como una perturbada, porque cuando estaba en las del fuego, era agresiva, surrealista y jodidamente animal... con las mundanas, las que necesitaba para protegerme y pasar desapercibida. Para conectar con el amor y con la naturaleza. Durante unos años, no me sentí una mujer, me sentí un animal. Jodidamente surrealista... de lo psicótico. Me aferré a lo psicótico como mi único camino, porque todo mi alrerdedor lo llamaba mi enfermedad y yo sabía que era mí única cura y oportunidad.
Hoy sé que todos mis estados de conciencia deben latir el Águila, o como se quiera llamar. Deben vibrar en el Ritmo cósmico, deben mullir mi corazón. Y no hacerme una bestia. Debo salvar lo mundano, aunque trascenderlo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario