HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Dentro de un poco voy a ir con el perro al río. Noto que me falta algo... y que la única forma de recordarlo... es rodar y jugar en la hierba. A veces rozo el absoluto vacío, a veces el amor... ese amor deshistoriado... volatil, sin nombre y sin rostro.  Tengo en mí un instinto de gozo y ansia de las visiones... y las sensaciones extrasensoriales y vuelos al imposible.. por eso amaba tanto las sustancias alucinógenas... todavía busco eso... pero creo que ahora hay otro camino para llegar... más lento, más silencioso, más nadie y polvo. Más armónico de la ausencia y de la muerte. Antes llegué disparada y desbocada a ese lugar entre la alucinación y el secreto del universo. Ahora tengo que llegar como una caminante... que a veces no tiene nada ni ve ni oye nada.  Yo siempre entré a todos los sitios por el tejado perdiendo las paredes y las puertas en un aullido de luna, perdiendo la cabeza y el futuro y el pasado, en una gota de fuego.  Ahora tengo que llegar desde el desierto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario