HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Echo de menos... ese algo que me encontraba en ciertas plazas... con algunas personas que quise infinito, cuando no hacía pared ninguna pregunta, ni el hueco cavaba el estigma de los solitarios. Alguna vez cuando caminé vagabunda.. con un cacho de pan y una botella de vino, cuando creía mágicamente en los desconocidos como si ellos tuvieran una pócima para volar. Esas tabernas... que no cerraban a la hora de cerrar y nos quedábamos allí como si sólo existiera ese lugar en el mundo desde que nacimos.
Creo que empecé a perder la fe, en el 2009. Fue ese jodido año. Se me incrustó una lápida en el crujido del corazón. Desde ahí, me hice desconfiada del amor de los humanos. Me encerré en un pututu. Sólo algunas noches de locura y alcohol volví a habitar aquél lugar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario