HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El día hace ya rato que empezó. En la ciudad se abren escaparates, se encienden luces de neón y hace clikclik la caja registradora y caga un ticket, anda gente con prisa, se oyen los coches y los semáforos giran. En el pueblo son los pájaros los que remueven la hora del sol... es la luz que va subiendo la montaña, la escarcha que se va derritiendo.. el olor de la hierba y de la tierra agitada en la reciprocridad del silencio. La sociedad no se da cuenta de que el asfalto, mata la hierba, ahoga la tierra debajo, la mete en la oscura prisión que destruirá a las personas. Porque la hace inhabitable para miles de seres vivos. Y somos uno, con cada uno de ellos.  El asfalto ha ido ocupando cada vez más terreno de la naturaleza, y eso, ha ocupado más terreno en nuestra muerte. Cada municipio debería tener por imposición la repoblación de árboles... El problema es que muchos concejos ya no gestionan los montes comunes, porque hay oscuras empresas que los alquilan y plantan árboles para hacer negocios.  Traen árboles que no son autóctonos, porque son más rentables...y hacen daño a la vida animal. Y encima luego los cortan. Y dejan el terreno estéril. Y los que gestionan supuestamente lo común lo que verdaderamente gestionan es el poder económico de su minoría privilegiada.  Estamos jodiendo la vida. Pero ella nos joderá a nosotros mucho más. Porque somos hijos de la naturaleza.... y nos hemos posicionado ante ella, como un jodido supermercado y la mafia. Y si ella sangra, nosotros sangraremos tres veces más. Hemos hecho de los animales, rentabilidad económica, los hemos exclavizado y tomado como si fuéramos los dueños, no respetando su espíritu. Cuando somos igual que ellos. Hacer daño a los animales, es hacerlo a nosotros mismos.
Al habernos separado de la naturaleza, nos hemos vuelto indefensos y esclavos del capitalismo. Esclavos de iberdrola, de las empresas criminales de gas, de los mecanismos de alienación de las sociedades nacidas en el recto de un robot.. nos hemos vuelto un jodido trato mercenario con los recursos que no son de nadie verdaderamente.  Y esa supuesta evolución tecnológica.. no ha dado la felicidad ni el bien... no se ha destinado a la vida, los recursos han sido destinados al poder, no se ha erradicado el hambre ni las desigualdades, mucha gente sufre en silencio y están solos, mucho más solos que hace un siglo. Las naciones no son ya pueblos.... son la mezcla de gilipollas que defienden una bandera, quieren echar a los extranjeros...y permiten que el gobierno robe lo común... mientras la minoría gobernante se hace rica y defiende su riqueza, con leyes y policías y tribunales mercenarios. Se ha perdido la lucha de clases, nos hemos vuelto gilipollas a la misma velocidad en la que llega el ADSL. Nuestros abuelos tenían una idea de la justicia mucho más avanzada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario