HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

El yembé que tengo... es muy pequeño, y cuando me pongo eufórica me hago daño en las manos porque golpeo con la cerámica,,  y no me deja esparcir todos los movimientos que siento dentro. Así que he llamado a mi hermano para que me regale uno.. le he dicho que fue mi cumpleaños y blablabla y al final le convencí. Y he buscado por internet y los grandes eran muy caros... más de 200 euros... pero insistiendo encontré uno de madera y piel de cabra... de Senegal, muy bonito, natural.. mucho más barato... y una especie de guitarra por sólo 10 euros...  y me van a llegar a contrareembolso en unos 5 días. Y estoy muy contenta... porque ese tiene unas características más ancestrales y adecuadas para avalanchar los movimientos chamánicos. Además me puedo sentar sobre él para interiorizar las vibraciones y moverme más orangután y pájaro.
Otra de las cosas que me ha pasado estos días.. es que he empezado a comer sólo fruta, verduras y legumbres.. y sólo sobre las ocho de la tarde. Y trago semillas con agua.. Y me siento más sana y más viva.
Kavka me despertó a las 8 de la mañana. Yo me levanté a fumar un cigarrillo. Pero estaba muy dormida y hacía mucho frío como para quedarme despierta. Y fui a la cama.. y el perro jugaba, me lamía, me mordía la nariz, yo le mordía y le apretujaba. Y después de un rato nos dormimos.  La vida es muy hermosa.. cuando no hay nada importante qué hacer, ni nada que nos encarcele. Llueve. La lluvia pone marrón el monte y la luz filtra débilmente. 
Ayer toqué el yembé antes de dormir. Pero no quise entrar en ningún lugar. Sólo evocar el sueño y la paz. Y funcionó. Mi mente se vació. Aunque el ensueño duraba mucho..  empecé a hacer un viaje consciente... y a la vez sentía al perro y a mi habitación. No lo recuerdo ahora demasiado... era bajar unas escaleras y luego había un camino.. y corríamos.... y todo se llenaba de enunciados. En algún momento el perro emitió un aullido extraño.. muy conectado con lo que yo estaba viviendo. Y me alarmó. Nunca le había escuchado ese sonido al perro, tal vez él también estaba soñando y sentimos lo mismo.. Yo pensé que era una advertencia, los perros son guías de caminos. Y luego no quise ensoñar mas, necesitaba dormir, no pensar, ni buscar nada. Tengo que cuidar mi cordura.

No hay comentarios:

Publicar un comentario