HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Entra una luz muy tenue. Tal vez haya nieve en la montaña. Me he dado cuenta... de una especie de ausencia.. que me contiene y me refracta en el viaje del allá. Es la ausencia del amor... que no es porque sea una falta, sino porque es una magulladura. Algo que me lleva a veces a la arista, al hambre de lluvia retorcida y sólida sobre tus viejos templos de cartón. Algo que ha cambiado con Arturo. He vuelto a sentir aquél eslabón de alcohol de algas y jaurías liberadas cruzando el vacío. 
He sido los últimos años, violenta de la melancolía. Eso anidaba un fantasma en mi pecho y en el fondo de mis ojos. Un rencor medio sagrado y maldito. Esto ahora está desapareciendo. Aunque ha dejado en su envés y tiro... en mí una especie de escudo y espada.. que tal vez he de destruir para entrar del todo allá.  Todavía hay un recuerdo que vive bajo un jeroglífico de etanol y al que tengo que llegar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario