HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Es distinto ahora el poema. Ya no está la aprensión de ese cementerio en el póker del inframundo...ni el hash de los que llegan con el fuego destruyendo el pasado. Todo es migratorio del silencio que lava en las orillas el nombre de la tierra. Y empapa con lo que no ha sido nuestro... la evolución del rayo en los escombros del cuaderno. Palpa el deslizamiento del vapor una historia desenlazada en las cumbres de lo perdido, con mazapán y amanita, dibujando silogismos donde te hundes en la tierra y tomass el humus desde la fractura del verso en el centro del abandono.

No hay comentarios:

Publicar un comentario