HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Está nevando. El blanco tiñe el paisaje, aunque todavía ha cuajado muy poco.  Me despierto algo lejana de mis sueños. Y necesito mis sueños... es una forma de acceder y de transitar. Hay una belleza hechicera, una sensación de vibrante vida, de algo nuevo, calado de una lejanía.
Ayer en el bosque, tuve una visión... se representó metafóricamente algo de lo que yo más temo.. yo estaba tratando de decidir... de pronunciarme... en esa otra vibración... y había dos caminos... tuve la visión de una serpiente que subía por mi pierna en ese momento de indecisión y medio abismo.. la sentí y la vi.... sentí que me advertía del error de mi primer instinto de elección.... yo me quedé detenida, algo asustada...y me forcé para elegir lo correcto, creo que algo muy lejano mío, supo elegir, pero no mi conciencia, no mis palabras...no quise ninguna de las dos, busqué una tercera que no encontré con la palabra.. lamí mi mano y la dejé en la piedra como una especie de promesa de ese algo.
Tengo que ser cautelosa con mis nuevos sentimientos. Tengo que evitar salir volando por los aires. Tengo que protegerme. No tengo que tener prisa, necesito cuajar en mí, desarrollar y liberar las resistencias antes de seguir avanzando. Estuve allí antes... y era embriagada por un vigor tan vehemente que desapareció la realidad ordinaria, pero las resistencias de mi yo y las cosas no zanjadas, mis errores, provocaron el delirio. Tengo que habitar los dos mundos. Tiene que haber una tercera transición... otro lugar donde dormir la cabeza entre las olas.
Estos últimos años, he vivido en el surrealismo y en el nihilismo. Eso me ha dado una estructura, un latido. Eso será mi punto de encaje. No debo llevar mi yo, a ese lugar. Pero tampoco el idioma de ningún otro. Es una especie de éter poético. El poema irá. El poema será mi cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario