HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Estar, estoy en medio de ninguna parte.  Y ese es el único lugar donde empieza todo, donde todo se quita el disfraz y se encharca de la visceralidad y de las alas de esquiva y belicosa mariposa de las transformaciones.
La soledad es la fuerza. El amor.. nace en su interior, cuando ya no se quiere nada del amor. Cuando es, música. Cuando nadie saldrá ganando. Y no secaremos ninguna lágrima en otro cuerpo. Será en la selva y en el incendio, o no será. 
He mendigado muchas amanitas en los cabarets. Me he llenado ya de la sangre de los donantes y de los yonquis. Y he sido rocódromo de esa heroina en los viajes al infierno. Ya fue suficiente!. Ahora soy mi roca y mi martillo. Mi hoz y mi estrella roja. Mi tablón de anuncios dentro del fuego. Mis credenciales son una goma de borrar. Vago viento y corazón de mamut. La mar entra mucho antes que el nombre y se queda allí para que nunca le digas nada ni a los negocios ni a los tratos.  Somos esa frontera que hizo aduana contra el suelo.. y quemó el rostro blanco en el rostro negro y la luna menguó tus maldiciones entre violines y escobas de barrer.  Y por primera vez bailamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario