HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Ha sido muchas veces el daño, cuando entre la multitud, arriesgamos el corazón arlequín a cambio de un vuelo sobre la osa mayor. Y salimos escupidas a la alcantarilla, amordazadas, descuartizadas por haber sostenido cadáveres en una mar sin mar... evaporado en la ventana con barrotes, soñando con unicornios en medio del infierno.
Y de tus ojos, chupé efluvios de cuencas desarmadas en el cuchillo del cielo.
Y que no te duela nada. Todos los que vinieron antes ya han muerto. Todos morirán. Los tambores permanecerán el latido del Imposible... y quedará siempre el polvo para reír..

No hay comentarios:

Publicar un comentario