HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hay un paisaje hermosísimo. Necesito concentrarme, lavar mi vida de impurezas. Hablar con el silencio. Conectar con lo inefable desde el beso de las tortugas. Y protegerme. Traer de vuelta a casa a mis desaparecidas. De momento, mantenerme muy lejos, de los humanos... en ese latido que vuelve desde el aullido del lobo. No quiero nunca más volver a ser presa en manicomios ni comisarías. Debo ser cautelosa con las nuevas percepciones, debo protegerlas junto a la naturaleza y el vacío. Debo unir a mis criaturas y no separarlas en la punta de la espada del grito.
He sido la desaparecida desde hace algunos años. He vivido sin rostro y sin forma. He separado... en mi conciencia la raíz del viento. He estado en el surrealismo y en el teatro. Y mi alma de la tierra, estaba enferma, estaba muy lejos de mí, viviendo en el incendio del poema. Sólo volvía a mí cuando estaba borracha y loca de éter.. o cuando nadaba en la mar. Eso me estaba trayendo la muerte.
Ahora tengo que volver a mi bosque.... y traerme a todas de vuelta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario