HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hay una belleza escalofriante en los chopos. El invierno los vuelve umbrales del nacimiento de la nieve. Con tonos de moho del centro de la tierra.... y manchas blancas y rojas, y embriagadamente negras. Siempre sentí especial fascinación por los chopos. Son arboles que aunque los cortes de cuajo, vuelven a renacer de la muerte. Y de su tronco talado, emergen otra vez ramas y vida. Cuidan el espíritu de los ríos.. y crecen a su vera, como murallas de salvia. Los líquenes les abrazan orgiásticamente para proteger la humedad de lo infinito.



No hay comentarios:

Publicar un comentario