HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

Hay una zona del cielo que muestra claros de azul... se ha puesto muy bello, porque hay diferentes niveles en las nubes y ellas corres. hay muchos tonos de luces y sombras y la sensación de que la mar está justo debajo. 
He estado jugando con el perro. Para mí todavía es una criatura desconocida... y justo ahora miré hacía él y él me mira fijamente.. Se tarda mucho tiempo en conocer y en entender a un perro de verdad. Y cuando son cachorros es más dificil. Aunque hay algo del alma.. que si sabe,  que vive en la misma sincronía que ellos. No me gustó nunca la palabra fidelidad... no me gusta que se asocie a los perros... creo que es otra cosa lo que les une a los humanos. He recordado mucho al Thor desde que vino Kavka. Tienen carácteres muy distintos. El Thor era más lobo. Más indomesticable. Cuando iba al monte con el Thor, él subía kilómetros delante, y luego bajaba corriendo a verme y volvía a subir. El Thor acechaba. Se le encrespaba el lomo...  y aguardaba, algo que yo no había visto ni oido. El Thor era más arisco con las personas. No ladraba, aullaba. Era un perro nocturno, por las noches saltaba la verja del patio... y por la mañana lo encontraba esperando a que le abriera. Era un perro dominante con otros perros, aunque no buscaba pelea... sólo cuando se metían en su territorio  o se intrometían en su deseo. Era un perro mestizo... tenía algo de samoyedo, algo de husky, algo de mastin... yo quise muchísimo al Thor, aunque creo que no supe cuidarlo demasiado.. era él el que me cuidaba a mí.
Kavka todavía no sé del todo cómo es.  Ahora todo en él es amor y vida, vehemencia, descubrimiento y juego. No creo que sea agresivo ni dominante con otros perros. Es la criatura más buena que he conocido.



No hay comentarios:

Publicar un comentario