HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He comido lombarda con patatas, al ajillo, con pimentón y un poco de cebolla. Y me ha sabido riquísimo.. y un cachito de pan. Lo he comido en una taza de barro.. me gusta ahora comer en tazas en lugar de los platos. Lo he comido en silencio.. sin mucha hambre, pero sabiendo que necesitaba meter algo sólido a la tripa. Lo he comido con respeto... a la naturaleza y a su fruto, a la fortuna de poder comer. Y he sentido un ancestral rito, en algún lugar ante la comida. Tal vez antes la gente comía sentada en el suelo, o sobre piedras.. y bailaban alrededor del fuego antes de comer. Tal vez cantaban al espíritu. Y eran el mismo cuerpo que la naturaleza. Y el mundo era mucho más hermoso.
Me gusta vivir como vivo ahora. En la ciudad ellos comen frente al televisor. Y eso es muy triste. Yo antes no tenía ésta conciencia.. y comía de otra manera, comía mucha porquería, de una forma compulsiva, y sin el Ritmo... vivía en una jodida prisión de mis tormentos poéticos y de la insaciable insatisfación y sed y angustia y rabia y vicio y hambriología del cielo roto.  Ahora soy más feliz... me hace feliz ver el río y los chopos, tener arroz y pan, estar viva, recordar la magia, lo incognoscible, lo infinito. Amar a los perros y a los pájaros. Sentir que todo puede irse volando por los aires y ser feliz de respirar, de poder estremecerme con la belleza, de vivir. Ser feliz de estar sola. Ser feliz cuando unos ojos camaradas me hacen sentir su vida en erupción cantar a la mía. 
Por alguna razón.. mi camino siempre estuvo muy cerca del fango. En mi pasado tuve muchas luchas, contra mi pensamiento, mi sentimiento, mi rostro, mi disfraz, mi no disfraz, mis amigos de entonces, contra todas mis afirmaciones, mis promesas,  contra los vecinos y la ética de su mamá, contra mi familia, los profesores, los futuros, los amantes, el sistema, todos los trabajos, las resignaciones, el pasar por el aro.  Contra la vida cuando era una suicida y la reproducción de la especie y el aparato digestivo. Contra los cuerdos y su realidad. Contra los votantes de la falsa democracia. Contra la psiquiatría, la cultura, todos los paises y los gobiernos y el ejército y la bandera y los lechuguinos vendiendo y comprando quimeras, contra el amor, contra la religión, contra la policía. Siempre vivía a la contra de algo.  Me encendía como garrapata de fuego, cuando algo era mi antagonia. Prefería suicidar el cielo, antes que ceder ese motivo.... sacrifiqué muchas historias y muchos caminos. Sigo pensando lo que pensaba, contra esos ajentes que me son enemigos. Pero ahora quiero irme... donde las montañas parpadean cantos de lobo. Ese algo animal que yo tenía y tengo.. me causó mucho sufrimiento. Aunque también me empujó a mi camino y a mi espíritu. Ahora quiero vivir. Quiero Ver, soñar, volar y abrazarme a mis duendes. No voy a esperar a que la muerte me lo traiga. Sólo tenemos el Instante, en el Instante está la conexión al Infinito. 
Ya no quiero mis zorras melancolías y heridas de guerra en el negrillo muerto. Ya no quiero esperar a que ocurra no sé qué, para ponerme a vivir, para salir de la cloaca. Ni necesito que nadie me ame para amar yo a la mar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario