HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He comido verduras con patatas. Y ahora estoy silenciosa en la galería. Frente a ese monte frente al que tantas horas escribí... cuando la palabra era también paralítica de tus brújulas de sal. Habito la lejanía. La casa rueda canicas de moho en las flores secas dentro de esos charcos que dejaste sobre papeles sacudir el fuego de lo que no volvería. Hemos sido tantos cuentos de ficción comprando el billete de tren y regresando solas al hielo de los girasoles, que nada es una permanencia, la metáfora no lo permite, la lágrima no puede dar de comer al maíz, el riesgo de ese poema ya corrió con los sepultos.

Algo en mí... desde siempre, me empujó a esa línea divisoria del abismo y de la nada.
Para mí fue una utopia amar. No fue algo realizable en lo humano. Yo nací escondida en la flor y en la araña de Franquestein y nunca pude salir del caparazón de gas, sin traicionar mi destino. 
Estoy tan acostumbrada a estar sola.... que me genera un obligatorio teatro y puesta en escena de funciones oblicuas, salir de ella y abrirme el corazón. Mi verdad está sujeta al silencio y a la distancia. Mi camino, es separarme de los otros caminos. Soy terriblemente vulnerable al amor, cuando veo en los ojos de alguien un gesto sincero de fuego y de pájaros hacia mí, me evaporo. Pero yo no sé tener una forma ni una palabra en ese lugar. Estoy acostumbrada al olvido, a la despedida, al frío, al daño. Nunca encajé con los valores de la sociedad ni de la escuela... eso me colocó en la antagonia... y me fui. Cada vez es más densa la soledad que me lleva donde la luna cierra los párpados. Mi identidad y mi sentimiento se ha formado dentro de la escritura y de los sueños, no en la piel, ni en ninguna hechura social. Para mí me viene antinatura la relación social.  Y la asocio, cuando es de un modo íntegro, al lenguaje poético... y no al de la prosa ni el tiempo del sistema. Por eso las relaciones que para mí fueron puras, fueron también inviables en la tierra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario