HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He esdado feliz por el río... este febrero parece ya la primavera. Hay ese grito de flor ciabogando el silente de las quillas y tus besos colección de cromos entre los impostores que menguaron el precio de la yerba en el callejón para que salieras volando sin llorar nunca más, las tierras perdidas.
Y de emboscada, dieron las tres en tu azotea, las persianas hacian de cuchillo y de cincel, en tu aurora clandestina. Y el amor dejó de ser parte de nosotros y nos hicimos con él parte de lo incognoscible.  Todo vuelve a hudirse en lo macabro antes de afinar con la música. La violencia viene con la sed a probar suerte en la tierra. De zozobra y tempestad, jugando al amor eterno y a la inocencia, entre carniceros y contrabandistas, todos han perdido su casa, todos desconocen lo que dentro nos ha dado el latido y la palabra.... Y de ese no saber, han nacido mil religiones, dogmas y quimeras, se han levantado naciones, policías y ejércitos. Tapando con vendas y con tickets heridas abiertas en canal donde el hueso muge el infinito. No te puedes fiar de nadie, nadie tiene ni puta idea, los que hablan del camino del conocimiento y la iluminación, los que han hecho escuela, centros y talleres, los que se han querido maestros... han hecho negocio y ego. Es mentira. Todo está lleno de gente que no sabe y comercializa con su ignorancia. La escuela, la universidad... vendidas al capitalismo. Y los lugares alternativos de conocimiento también están llenos de amorfosidades y jerarquías y rollos. Sólo se puede caminar solos. Con la nada atada a los pies, con las arenas movedizas entrando por la boca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario