HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado por el campo... he sentido mucha belleza en los tonos de la hierba y su rugosidad..las montañas más altas.. tenían nieve y la caliza se veía negra.. de un color que no había visto nunca en esa montaña... sentí a ratos arrebatos de amor... y en otros momentos la deriva... pensé que sigo estando en ningún lugar y yendo a ningún lugar... Al mirar de lejos mi casa.. sentí allí a la abuela y al abuelo, un tinte de amor y de magia, de melancolía, un no sé qué... Kavka aquí corre más.. se le nota que ama los prados y el monte.. yo estaba algo agitada.. pensaba en muchas cosas que se iban volando debajo de mis pies.... a ratos estuve hipnotizada por la belleza, los árboles, los líquenes, el tono abrasivo de la distancia montañosa... las hojas negras descomponiéndose en el pasto.. como si naciera algo de ellas... la lluvia fría y el viento sobre mi rostro.. la sensación de libertad y esperanza y también la desolación, todo allí... creer en la magia, no creer en nada.... Echar de menos a no sé quién... y a la vez entregarme a lo que no es de nadie... e irme.  Vi una cagada gris, llena de huesos. No sé si sería de algún zorro. El río se había desbordado.. y había zonas que corría a una velocidad magnética. El frío y la lluvia y el viento, me calmaban. El sonido de esos pájaros desperdigados. El ausente retrato en esa pared de viento.
Al llegar le di de comer al perro. Me quité las botas que estaban algo mojadas.. porque en los prados la lluvia había formado lagunas. Comí unas cucharadas de verduras de la pota, se habían enfriado completamente. Mientras comía... de pie... abstraida.. vi una vieja pintura que está en un marco.. de París.. es un París bajo la lluvia, gris, algo desteñido... y me acordé sin querer de K. Y me dije "Paris nunca fue para mí, no será nunca" K. decía que un día iríamos juntos allí. Por eso saqué el marco alguna vez de un cajón polvoriento y lo colgué allí. Por eso.. sigue lleno de ceniza... colgado, como esos ahorcados vientos de la nada en tus labios mudos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario