HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado tocando el tambor y llegué a un lugar importante. Ahora estoy distraida, no estoy en el foco de la palabra y me he alejado también del de la música. Estoy vagando, no haciendo nada, ensuciando el infinito con la sujección a un punto intermedio de ceniza. Por eso tengo que hacer ahora algo distinto. Volver a lo que quedó flotando con el tambor. Luego ir al río, con esa resonancia. El día 26 habrá un eclipse. Para que la conexión sea más profunda, tengo que cambiar las zonas del reposo y del abandono, debo mantener el aprendizaje, con pasión en cualquier circunstancia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario