HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado tocando la kalimba y he sentido algo maravilloso, me di cuenta que empezó a sonar bien cuando cerré los ojos, cuando me dejé llevar... y conseguí unos tonos que a veces eran como de guitarra.. sentí éxtasis.. como si escuchara a pájaros y tambores en la selva. Yo agarré asco a la música.. a hacerla.. cuando conocí a los profesores de música de la escuela. Para mí eran aburrídisimas esas clases... nos hacían repetir notas como los curas con sus credos. aprender de memoria melodías y tocarlas sin corazón.. más un montón de tecnicismos y de materialidad sobre lo que supuestamente es la música, no puede existir la música sino se le pone corazón y libertad y en la escuela desgraciadamente buscan encefalogramas planos en todas las materias. Yo pasaba del todo de esas clases. Y cuando nos hacían tocar en grupo o desafinaba a propósito o hacía que movía los dedos y soplaba o lo que fuera sin hacer absolutamente nada.  Los malos profesores pueden ser muy dañinos. Yo ahora disfruto muchísimo tocando el tambor y la kalimba y quiero conseguir una guitarra y seguir probando reverberaciones que me ayuden a volar. Pero si tuviera que seguir un dictado de lo que alguien escribió, no movería ni un sólo dedo.

1 comentario:

  1. Jope la kalimba es la leche también, se supone que es para ahuyentar los malos espíritus creo recordar... Disfruta!!!

    ResponderEliminar