HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado tocando... y moviéndome y abandonándome al silencio. Imaginé que caía por un río mágico.. y por un instante quise que me llevara para siempre. Vuelvo a tener paz de espíritu.. la sensación de la belleza, del estrépito de la vida... esa sensación tan profunda que conocí a los 15 años.. con la marihuana, el olor del viento, de los árboles, del nacimiento. Esa sensación que tuve cuando estaba enamorada. La sensación de que la vida es extraordinaria. Y sin embargo tengo una pena.. en algún lugar. Algo que no comprendo bien. Una especie de sentimiento suicida... pero no de destruir mi vida... sino de estar lejos de todo.. lejos del acto, de la palabra... lejos de mi anterior vida, de mi manera de relacionarme con la poesía, con mis pasiones y tormentos, como si me importara una mierda.  También tengo una rara sensación de que muy pronto moriré. Tal vez es lo desconocido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario