HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He estado tocando.. y he llegado a lugares muy importantes de mi espíritu... que la palabra no debe ensuciar. Escribir sobre lo que veo y siento allí, al contrario de lo que pensaba antes.. de que le daría una arquitectura más profunda en mi estados diferentes de conciencia y una manera más fácil de acceder y recordarlo todo.. hace todo lo contrario.. traza una especie de mapa, quimérico.. y que no sirve.. porque sólo se entra en un lugar donde las palabras no han llegado.. y si busco a través de su recuerdo en las palabras.. me perderé.  Hoy voy a ir a otro monte... hace mucho que no voy... hay que cruzar los ríos... subir un largo sendero, y voltear el monte al otro lado.. y allí está la belleza.. hay un viejo hayedo creo recordar... la sensación de que están muy cerca los lobos.. y la belleza.. al adentrarte allá pierdes del horizonte, todos los poblados y carreteras... cuesta un poco subir.. pero luego arriba el sendero va llaneando.. Me he dado cuenta... de que mi vida ahora me lleva a los montes... ya no me lleva a los poemas... la vida ocurre en su esplendor mucho más bonita dentro de la naturaleza. Yo viví muchos años encerrada, escribiendo, alejándome de la gente... pero sobretodo alejándome de la vida.. ahora prefiero oir el silencio.. que oir mis palabras...  prefiero ver una rama con líquenes que una obra de arte.. prefiero escuchar el canto de un pájaro, al de un piano...  prefiero tumbarme en la hierba.. a estar en un bar... o en mi casa.  Prefiero el amor del viento al de un hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario