HAY UNA MENTIRA QUE ME HA CONVENCIDO PARA SIEMPRE Y ES QUE ESCRIBIR SIRVE DE ALGO

Ardidos

He llegado ahora a la montaña. Y de nuevo resuena el silencio... la naturaleza, ese algo que quedó aquí esperándome. Estoy algo preocupada porque Kavka cojea de una pata... no sé si se mancó jugando con otros perros... temo que sea algo del hueso y se quede cojo. Tengo que llevarlo en unos días al veterinario. Ya no hay casi nieve, sólo en las cumbres. Todavía llego aquí un poco extranjera... mullendo el lugar de mi soledad y de la introspección. Llueve, la casa está muy fría. Hoy tengo que ir a comprar verduras y patatas... para tener comida para todos estos días.... tengo legumbres... café... pero poco más. Quiero comprarlo todo hoy, para evitar luego tratar con esos rollos de tiendas y gente. Tengo que volver a asirme al viento y la fortuna de la soledad. Estos días allí, algo se escapaba de mi control... algo agitaba una violencia entre las vueltas de campana y el amor y la ausencia. Aquí ahora oigo la lluvia caer... y nada más. No llegan aquí ruidos de coche. No llegan voces. No llega tanto la contaminación. Y yo vuelvo a sentir en mis ojos la capacidad de entintarlos con lo Imposible.

Acabo de llamar a la veterinaria..  y me ha dicho que vaya por allí, para ver de dónde viene la cojera y que igual le pone un anti-inflamatorio..... y de paso lo desparasito y le pongo esa otra vacuna que le falta. El problema que tengo... es que no tengo coche... y tampoco tengo casi dinero... pero trataré de arreglarlo para ir el viernes o antes si puedo. A veces soy muy aprensiva con los animales que quiero y se me queda dentro una grieta de preocupación.. exarcerbada.. Recuerdo una vez que el Thor se metió al río en invierno y había una riada de la ostia y él luchaba contracorriente pero no avanzaba y no podía salir.. yo me sentí como la nitroglicerina espantada de que se ahogara y me quité la cazadora.. para ir a tirarme al agua y en ese momento el perro salió... si me hubiera tirado al río hubiera acabado a tomar por el culo....
También una vez un amigo trajo su perro a casa... y mi gato Hierro.. fue a jugar con él.. porque está acostumbrado a perros.. y el perro empezó a ladrar y lo quiso perseguir y le pegué instintivamente una patada y lo manqué... luego me sentí algo mal. Cuando siento en peligro a mis animales se me mete dentro un impulso...  como una vez que iba el Thor delante y un paisano del pueblo que a mí no me había visto le amenazó con una cachaba y le dijo algo "mira ver si te mato perro" y le dije ¿qué qué? Yo iba con un palo y le dije "como toques al perro te parto éste palo en la cabeza"

No hay comentarios:

Publicar un comentario